ofrece un trago con un dedo amputado flotando

El británico Nick Griffiths había sido hospitalizado el año pasado, después de que parte de su cuerpo se congelara durante la carrera Yukon Ártico, la maratón más fría del mundo. Por el frío, los médicos le dijeron que iba a perder tres dedos de su pie.

Entonces recordó un cartel que había visto en un hotel local. “¿Sufrió una congelación? Queremos sus dedos”, decía el letrero. “Pensé que era una broma, de verdad”, contó Griffiths The Guardian.

Terry Lee es el “experto en dedos” del bar

El vaso de whiskey con el dedo en su interior

Pero no lo era. Desde hace más de 40 años los huéspedes del Downtown Hotel, ubicado en la pequeña ciudad de Dawson, en Yukon, pueden disfrutar —u horrorizarse— con el “Sourtoe Cocktail”. La bebida consiste en un dedo de pie humano momificado flotando en una medida de whisky. 

Si quienes se animan a pedirlo dejan que el dedo toque sus labios reciben un certificado que los reconoce como miembros honoríficos del Sourtoe Cocktail Club.

El hotel Downtown de la localidad canadiense de Dawson

Cuando Griffiths regresó a su hogar en la ciudad de Bolton con sus tres dedos amputados, empezó a pensar en la idea de donarlos al hotel. Como no estaba en condiciones de llevarlos personalmente, tomó la decisión de enviarlos por correo.

Temía que no los dejaran pasar, pero mintió acerca del contenido del paquete y logró que lleguen a destino. “No podríamos estar más contentos de recibir un dedo del pie nuevo. Son muy difíciles de conseguir en estos días”, dijo el hotel en un comunicado.

Nick Griffiths

La carta y el paquete en el que Griffiths envió su dedo
La carta y el paquete en el que Griffiths envió su dedo

Terry Lee es el “experto en dedos” del bar. Los conservará durante seis semanas, tiempo necesario para que puedan ser servidos en el whisky.

La historia de este particular trago se remonta a la década de 1920, cuando el alcohol estaba prohibido en la región. Los hermanos Louie y Otto Linken, que manejaban el contrabando de ron, quedaron atrapados en una tormenta de nieve y al primero se le congeló un pie.

Para prevenir la gangrena, Otto le cortó un dedo a Louie con un hacha y lo guardó en un frasco de alcohol para conmemorar el suceso, según cuenta la cadena canadiense CBC. El Capitán Dick Stevenson lo halló en 1973 dentro de una cabaña en Yukon. Él fue el inventor del trago y del exclusivo club.

POST. LUIS GARCIA 

FUENTE. INFOBAE