Remedios caseros para mejorar la circulación

Foto: saludalia.com

Los problemas circulatorios pueden detonar síntomas como sensación de hormigueo, dolor e inflamación. De hecho, en los casos más graves, son los responsables de muchas enfermedades cardiovasculares. Por eso, es importante atender cualquier irregularidad, tanto con remedios convencionales como con complementos naturales.

A la hora de combatir los problemas de circulación sanguínea es importante hacer una revisión previa del estilo de vida. Aunque los remedios pueden ayudar a controlarlo, es primordial asegurar una buena alimentación y evitar malos hábitos como el sedentarismo y el tabaquismo.

Existen muchas enfermedades que comprometen la salud circulatoria que deben ser atendidas por un profesional. No existen remedios naturales que puedan remplazar los tratamientos recomendados por el médico. Ahora bien, si se trata de un problema leve, no hay problema en probar estos remedios para mejorar la circulación.

Pimienta de cayena:

La pimienta de cayena concentra una cantidad importante de salicilatos que favorecen a la sangre para una óptima circulación. Aunque está disponible en cápsulas y suplementos, también se puede usar en polvo sobre las comidas o en té.

Ingredientes:

  • 1/4 de cucharadita de pimienta de cayena (1,5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 2 cucharadas de miel (30 g)

Preparación:

  • Primero, calienta la taza de agua.
  • Cuando hierva, agrégale la pimienta de cayena.
  • Finalmente, endúlzala con las cucharadas de miel.

Modo de consumo:

  • Ingiere la infusión a media mañana, todos los días, durante 2 semanas.
  • Pasado este tiempo, descansa y retómalo a la semana siguiente.

Foto: hch.tv

Té verde:

La infusión de té verde está repleta de compuestos antioxidantes que benefician la salud. Su consumo regular bloquea los efectos negativos de los radicales libres y estimula la eliminación de toxinas. Además, mejora la circulación de la sangre y disminuye el riesgo de afecciones cardíacas.

Ingredientes:

  • 1 cucharadita de té verde (7 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación:

  • Agrega el té verde en una taza de agua y déjalo hervir.
  • En seguida, déjalo reposar y fíltralo con un colador,

Modo de consumo:

  • Ingiere una taza de té verde al día.
  • Consúmelo por lo menos 3 veces a la semana.

Foto: laopinion.com

Cúrcuma:

Una bebida natural con cúrcuma puede estimular la circulación sanguínea y disminuir la hinchazón. De hecho, hay estudios que sugieren que la curcumina, compuesto activo de la cúrcuma, actúa de manera positiva sobre las plaquetas para evitar la formación de coágulos de sangre.

Ingredientes:

  • 1 cucharadita de cúrcuma (5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • Miel de abejas (opcional)

Preparación:

  • Primero, pon a hervir la taza de agua.
  • Cuando esté bien caliente, agrégale la cúrcuma y déjala reposar.
  • Por último, endúlzala con miel de abejas.

Modo de consumo:

  • Ingiere una taza de bebida de cúrcuma en ayunas y repite su consumo a media tarde.
  • Tómalo por lo menos durante 2 semanas seguidas.

Foto: elmundo.es

Jengibre:

El jengibre forma parte de la misma familia de la cúrcuma. Por ello, no es extraño que pueda emplearse para hacer remedios caseros para mejorar la circulación. La raíz contiene salicilato, un ácido que mejora el flujo sanguíneo, evitando la coagulación.

Ingredientes:

  • 1 cucharadita de raíz de jengibre rallado (7 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • Miel de abejas (opcional)

Preparación:

  • Primero, vierte el jengibre rallado en una taza de agua.
  • Luego, endúlzalo con miel de abejas.

Modo de consumo:

  • Ingiere entre 2 o 3 tazas de infusión de jengibre al día.

Foto: abc.es

Canela:

Uno de los remedios caseros para mejorar la circulación que debes probar es la infusión de canela. Esta bebida tiene propiedades antiinflamatorias y anticoagulantes que benefician la salud cardiovascular. De hecho, se aconseja para controlar la presión arterial alta.

Ingredientes:

  • 1/2 cucharadita de canela en polvo (3,5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de miel (15 g)

Preparación:

  • Primero, vierte la canela en polvo en una taza de agua hirviendo.
  • A continuación, deja reposar la bebida y endúlzala con miel.

Modo de consumo:

  • Ingiere una taza de infusión de canela 2 veces al día.
  • Tómala una semana, descansa otra y retómala.

Foto: hola.com

Tomado de: mejorconsalud.com