¿Cómo incentivar el amor por los libros a los niños? (Fotos).

El amor por los libros es un hábito que debe cultivarse desde que los niños son pequeños. Por eso, hoy descubriremos algunas maneras de incentivar el amor por los libros incluso antes de que sepan hablar.

La lectura estimula la imaginación, la creatividad y permite adquirir vocabulario, al mismo tiempo que logramos mejorar nuestra manera de escribir.

Incentivar el amor por los libros a los niños no es algo muy difícil de hacer, pero se necesitan algunas claves que deben llevarse a cabo a diario y donde los progenitores tendrán un papel fundamental.

Incentivar el amor por lo libros se logra dando ejemplo

madre-leyendo-un-libro-con-su-hija

No podemos pretender incentivar el amor por los libros a nuestros hijos si nosotros mismos no tenemos el hábito de leer. Recordemos que los niños imitantodo lo que hacen los adultos.

Si nos cuesta trabajo leer, podemos empezar por hacer como en muchas películas: leerles un cuento antes de dormir o en cualquier otro momento del día.

Esto nos acercará tanto a nosotros como a los niños a los libros, familiarizándonos con ellos y descubriéndolos como algo muy divertido.

Para que esto tenga la repercusión que deseamos en los más pequeños de la casa, es indispensable que empecemos cuanto antes a incentivar el amor por los libros.

Hay libros adecuados para niños que tienen muchas ilustraciones e incluso dinámicas que les permiten interactuar e irse familiarizando más con ellos.

No obstante, recordemos que nosotros mismos tenemos que intentar leer, aunque sea, un poco más de lo habitual.

Si nuestros hijos no nos ven nunca con un libro en la mano, ¿cómo pretendemos que ellos sí lo hagan?

Dejemos que los niños elijan

nino-leyendo

Los progenitores, en ocasiones, quieren tener la voz cantante como si tan solo ellos pudieran elegir, saber y determinar lo que es mejor para sus hijos.

Sin embargo, ¿por qué no preguntarles a ellos qué es lo que quieren? ¿Qué libro les gustaría leer esta vez? ¿Qué título les resulta más atractivo?

Tenemos que tener muy en cuenta su elección, pues lo que queremos es que los más pequeños se interesen por la lectura y que tener un libro entre sus manos no les resulte “raro”.

Si la elección de los niños no nos convence, podemos hacer un trato. Un libro lo escogemos nosotros, el próximo el niño, y así sucesivamente.

De esta manera, los niños se encontrarán más motivados, pues no olvidemos que la lectura tiene que ser algo placentero.

Si los más pequeños no leen lo que en verdad les gustaría, encontrarán la lectura como una imposción, por lo que, en cuanto puedan, no buscarán tener un libro entre sus manos.

No deseamos que leer tenga connotaciones negativas para ellos, sino todo lo contrario. Así que… ¿Qué tal si empezamos a tomar en cuenta sus deseos y peticiones?

La importancia de crear un hábito

padre-leyendo

Crear hábitos es importante sobre todo en el momento de incentivar el amor por los libros a los niños. Pero, también, para utilizar esto en otros ámbitos de nuestra vida.

Podemos leer con los niños antes de dormir, después de comer o en otro momento del día. Lo importante es que esto se haga a diario.

De esta manera, lograremos incentivar el amor por los libros de una manera efectiva, rápida y conseguiremos que los más pequeños aprendan la importancia de crear hábitos.

Los hábitos no son más que una manera de organizarse, de estructurar cada día y de que todo esto dé unos resultados a largo plazo.

Ya sabemos que cuanto antes mejor, así que… ¿Empezamos ya?

Incentivar el amor por los libros es una de las grandes enseñanzas que podemos brindarles a los más pequeños.

Muchas veces, nosotros mismos nos ponemos excusas para no leer afirmando que no tenemos tiempo cuando, en realidad, consideramos la lectura una pérdida del mismo.

Cuando hay niños pequeños en el hogar, podemos recuperar uno de los hábitos que más beneficios nos aporta y que tan a la ligera dejamos de lado.

Post. Esdras López

Fuente: Mejor con Salud